Acoplan

Proyectos a la Deriva

Diversas situaciones me sorprenden habitualmente en el campo de los proyectos de construcción, sector en el que suelo desarrollar mi actividad diaria, pero ninguna tanto como cuando veo un proyecto a la deriva.

¿Y qué considero yo que es un proyecto a la deriva? Pues aquel en el que el equipo de proyecto está completamente desbordado, solucionando problemas de sol a sol sin ver el final, acostumbrados a revisar a la baja las proyecciones económicas, a retrasar sistemáticamente la fecha de entrega, a la rotación de compañeros y, en más de una ocasión, al absoluto abandono por parte de su matriz.

El equipo de gestión suele esperar una condonación gratuita de las penalizaciones, la aceptación de una reclamación sin fundamento, o directamente, un milagro.

Os parecerá imposible que existan tales situaciones en proyectos de gran envergadura, pero os aseguro que las he vivido en mis propias carnes más de una vez, y ahora, desde el punto de vista de consultor externo, las detecto con mayor nitidez.

Cuando se llega a este tipo de situaciones, el promotor “sugiere” tomar medidas urgentes de planificación y control, que suele traducirse en la contratación de un planificador senior. Es aquí donde se contacta con ACOPLAN, y entonces nos toca remangarnos y actuar para volver a tomar el control del timón.

Pero ¿por qué se llega a esta situación? ¿Cómo podemos evitarlo? Estudiando y preparando bien el proyecto, dimensionando adecuadamente los recursos que serán necesarios, con una planificación de trabajos realista, y, sobre todo, una buena tripulación y un gran Capitán.

Yo espero que este año 2023 podamos ayudar a nuestros clientes a preparar los proyectos desde el principio, planificando adecuadamente, anticipándonos a los problemas y disfrutando del reto tan bonito que es mantener inamovible un margen objetivo y una fecha límite, haciendo esfuerzos en equipo para conseguir llegar al puerto deseado.

Acoplan les desea un feliz 2023.

Entradas relacionadas

Top